Hola!

Tras toda una vida indiferente de la fotografía, en 2008 todo cambia con la compra de mi primera cámara. Lentamente la fotografía comenzó a conquistarme. Primero fue una cámara SONY portátil, luego un iPhone ambos con grandes compromisos en calidad y libertad artística. En 2010 compré mi primera cámara Reflex y desde ese momento no he parado.

Entremedio dejé mi trabajo de ingeniero comercial, desanimado y sin muchas ideas sobre mi futuro. La fotografía fue mi terapia, mi compañía y mi nuevo inicio, mi nueva vida. La fotografía me dio esperanza y salvó mi vida.

Hoy vivo feliz con la cámara en la mano. Disfruto capturando emoción y alegría de parejas que se adoran, tanto como yo adoro mi trabajo. Matrimonios y bodas es mi fuerte, aunque también hago eventos, decoración y moda. Me encanta buscar los detalles y lo esencial de cada momento, cada situación, cada lugar.

Si buscas un fotógrafo para tu boda, alguien en quien puedas confiar a ojos cerrados, no dudes en contactarme. Estaré honrado de acompañarte en tu día.